martes, 30 de junio de 2009

Cachivache

Mi auto es viejo, negro y golpeado por la vida (chocado por mi).
Últimamente no nos estamos entendiendo y nuestra relación se está deteriorando rápidamente.
Tiene achaques como los maridos viejos, la diferencia es que a mi auto en vez de operarlo de la próstata, de la cadera o de cataratas, hay que arreglarle el aire, la parte eléctrica y el motor.
Estas dos semanas que pasaron se ha tomado libertades que no puedo permitirle, como dejarme varada en el medio de una avenida a las 3 de la mañana sin razón aparente o pinchar una de las gomas traseras en el medio de la nada y descubrir que el auxilio ha sido sustraído vaya a saber cuándo, dónde y por quién.
Obviamente las cosas entre nosotros no están funcionando y creo que ha llegado el momento de tomar decisiones drásticas, como cambiarlo por otro modelo más nuevo que tenga todo lo que éste no tiene.
Tomada la decisión enfilo directo hasta una enorme y famosa concesionaria, de esas que entrás con tu chatarra por un lado y salís por otro con vehículo a estrenar.
En el camino empiezo a recordar a modo de homenaje todo lo que vivimos juntos:

- La lluvia torrencial que nos agarró una mañana en Avellaneda rumbo al trabajo y se quedaron todos los autos menos el mío que avanzó raudamente cual Moisés en el Mar Rojo.

- La vez que se le reventó el radiador y cuando nadie daba un peso por mi negrito se arrastró hasta un taller a seis cuadras donde lo arreglaron y me cobraron dos mangos viendo el lastimoso estado de ambos.

- El día que cargué 9 alumnitos para un evento de Construcción de Ciudadanía y fuimos como sardinas en lata cantando al son de la radio, apretados pero felices.

Cuando llego a la enorme y famosa concesionaria paro en la puerta y me doy cuenta que estoy llorando.

- Te pasa algo? (me dice uno de los vendedores que se acerca al ver mi lacrimógeno estado a través del parabrisas)
- Nada… ¿Te hago una pregunta?
- Claro
- Conocés un buen taller de VW por acá?
- Si, hay uno acá nomás, esperá que tengo una tarjeta adentro, decile que vas de parte nuestra…

Mientras espero me doy cuenta que no estoy preparada para esta separación, siento el familiar suave ronroneo del encendido y una sensación de calidez me embarga completamente.
Finalmente me doy cuenta...

Lo quiero con sus achaques.
(Cualquier relación con el matrimonio es pura coincidencia)

43 comentarios:

  1. Bueno, no estoy casada. Pero te entiendo con lo del auto. Mi auto me hace renegar, me deja a pata a veces, pero le amo jajaja.. así, con sus achaques.

    ResponderEliminar
  2. Julia: tenés un autito achacoso???Me seinto acompañada. gracias por postear y por la buena onda que tenés siempre conmigo y con mi blog
    beso

    ResponderEliminar
  3. Lorena: los años me están ablandando...jeje
    beso

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Mi auto es lindo, lo amo también. Aunque no paro de mirar cubiertas y capots ajenos, jaja, se que cuando viajo soy un tipo feliz, con todo su esplendor.
    Tierno relato, coincido con Lore.

    Besos Vir.
    Andrés

    ResponderEliminar
  6. Desafortunadamente Estimada Coterranea, hay momentos en la vida de toda persona que debe tomar decisiones mas que dolorosas!!!
    Dejar a un viejo amigo, como es su negrito en manos de otra persona es una de ellas!!!
    Piense que hay un cielo para autos y va a estar en un lugar mejor!!!!

    Ya son varias señales, dejolo ir, ya tendra neuvos amigos....
    tal vez mejores, tal vez peores....
    Eso el tiempo lo dira!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Bueno Vir... ¿pero no te tienta uno con olorcito a nuevo?
    Ahhhhhh... ese olorcito es increíble.
    A mi me costó cambiar mi primer Fiestita 96 porque lo amaba, pero apenas me subí a mi leoncito... me olvidé de todo.
    Ya sé: no tengo corazón.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Andrés: estoy pasando por la semana de la dulzura!!!!jeje
    beso

    Wonder...me estás tentando con ideas que ya están en mi cabeza!!!
    Tenés corazón pero también cabeza...jeje
    beso

    ResponderEliminar
  10. Ay nico!!!No me des ideas!!!!jeje
    beso

    ResponderEliminar
  11. Yo soy de las mismas, y por eso me encariño con objetos y esa ropa apolillada que me da pena tirar.

    Me dio mucha ternura imaginarme el lagrimón que te caía ante la idea de abandonarlo...

    Besotes Vir!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Blonda: En casa todo tiene que tener historia, muebles y personas incluídas.Y...uno se encariña con cada cosa!!!
    Beso

    ResponderEliminar
  14. jjajaj vir, mas vale malo conocido que bueno pr conocer, dale otra oportunidad.

    :P

    ResponderEliminar
  15. Para sentimentales como vos, es mejor dejar que lo resuelva el destino... Dejalo estacionado en alguna calle oscura con las llaves colocadas y alarma desactivada. Si cuando vas desaparecio es que el destino decidio que ya no tenian que seguir juntos, si despues de 5 dias sigue estando ahi abrazalo, llevatelo a un descampado y prendelo fuego porque esta endiablado!
    Hagas lo que hagas... QPA (que parezca accidente)

    ResponderEliminar
  16. Cierto que existen varias coincidencias entre el auto y el marido. Pero igual me sigo quedando con el auto, que no nos obliga a cocinar, ni ensucia la casa, ni ronca (por citar tres de las cuatrocientas ventajas!)

    ResponderEliminar
  17. Me encantó la historia!!
    Me vi en la misma situación. Podría, tranquilamente. Yo me apego afectivamente a las cosas, y me cuesta un montón desprenderme...pero a veces hay que dar el salto, es bueno, y también es crecer!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. Carolain: ta bien...le doy... psss

    Tisha:es el regreso de los muertos vivos???Resucitaste?? a la que voy a dejar abandonada en una esquina oscura es a vos caradura jejeje

    Ana: el auto es libertad
    el marido... muchas veces una condena (pero una condena que está buena el 70 % del tiempo) Besoo

    Juli: tengo que crecer, tengo que crecer!!!lo digo todos los días mientras me abrazo a un oso gigante que tengo y escribo en una agenda de Hello Kitty. No tengo remedio. Beso

    ResponderEliminar
  19. Al cambio le digo :
    Auto SI
    Marido NO

    Comentario de alguien interesado ..

    ResponderEliminar
  20. Vir, que ternura!!! Yo también tenia un VW y no se si por encariñada, vaga o amarreta nunca lo cambiaba. La presión popular me obligo a hacerlo finalmente por un leoncito negro divino, que nunca lavo y esta tan abollado que ya parece un modelo 96!

    ResponderEliminar
  21. Marijó:uno se encariña con cada cosa...soy igual que vos, si fuera 0 km ya estaría todo roñoso, lleno de papeles de mac donald's en el piso y con las luces quemadas.
    Me parece que mi vw es como el marido que tengo...no lo cambio por nada jejejj
    beso

    (ningún post está completo sin tus comentarios, te juro)

    ResponderEliminar
  22. me hiciste reir, me imaginé el concesionario de maridos!!!
    muy bueno.
    saludos

    ResponderEliminar
  23. Este texto en algún momento va a ser publico en la Oblogo!

    Pd: Somos visionarios!

    Pd2: Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  24. visionarios totales!!!

    gracias por las felicitaciones!

    ResponderEliminar
  25. bueeena profe!!!!

    se siente, se siente virginia presidente ... (8)

    pablo suárez mejor alumno esb nº6

    ResponderEliminar
  26. pablito: sin ningún lugar a dudas el mejor alumno y el más lindo jajajaj

    beso!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  27. Jajajaaj, me hiciste reir tanto!!! Eso es lo que llamo AMAR SIN CONDICIONES, jajaja (sino mirá mi último post!)

    Veo por qué publicaron esta entrada en Oblogo, eh!!!!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  28. siii, es amor sin igual...AL auto!!!
    gracias princesa, sos un amor
    beso grande!!!
    :)

    ResponderEliminar
  29. Me emocioné hasta las lagrimas tenues con el relato

    ResponderEliminar
  30. bueno, suerte que fueron tenues...

    beso y gracias por pasar

    ResponderEliminar
  31. ¡Cualquier coincidencia con el matrimonio ha sido absolutamente planeada por la autora! jajaja!!!
    Muy bueno, Vir, recién te leo hoy, estuve en Bariloche, ay! quiero volver YA.
    Acabo de votarte en Oblogo, parece que 1 día antes del cierre...siempre llego tarde a las citas, pero llego!!
    Me parece que Oblogo debe de estar derramando mares de lágrimas con tu cuento, yo estoy nadando en mis propias lágrimas, como Alicia en el País de...¿o era "A través del espejo? Siempre los confundo.
    Pero no confundo un buen cuento, por eso acabo de votarte!
    Abrazos y suerte!
    PD: Y les puse calificaciones a los comentarios, mirá que trabajé, ey?

    ResponderEliminar
  32. totalmente planeada sylvia!!!
    gracias por el voto!
    sos un encanto
    cómo trabajaste! siii, ya miré jajaj

    beso grande y nuevamente...GRACIAS!

    ResponderEliminar
  33. A veces tenemos sentimientos hacia los coches como si fueran seres vivos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. sin duda alejandro!!! y este cachivache me está dando mucho trabajo últimamente...
    beso

    ResponderEliminar
  35. los autos viejos dan mucho trabajo pero al mismo tiempo es complicado dejarlos ir y comprarse uno nuevo. yo a mi Volkswagen Gol Country le tengo cariño que no me dan ganas de cambiarlo por uno que no me cause problemas

    ResponderEliminar
  36. hola mónica! gracias por pasar por acá! lamentablemente mi negrito... está a la venta! como me va a costar desprenderme de él! ):

    ResponderEliminar
  37. A mi me esta pasando que, el auto nuevo que compro mi viejo, creo que me odia, no lo puedo manejar ya lo choque minimamente un par de veces y a veces ni me arranca ni nada es raro porque es una toyota sw 4 nueva y porque solo me pasa a mi al resto le anda de maravillas

    ResponderEliminar
  38. tratá de encariñarte con la toyota que es un fierro!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.